Con la tecnología de Blogger.
RSS

La triple esclusa de Calahorra de Ribas acecha al Monasterio de Santa Cruz de la Zarza

Esclusa de Calahorra de Ribas
Preparé la cámara fotográfica antes de partir hacia Ribas de Campos, con la intención de que estuviera perfectamente lista y dispuesta para capturar las mejores imágenes posibles de las esclusas numeradas como 22, 23 y 24 del Canal de Castilla, en Calahorra de Ribas (Palencia). Hay que decir que llegar a Ribas de Campos, punto de referencia de estas impresionantes esclusas, desde la capital, es realmente fácil, de verdad, no es necesario ningún artilugio tipo "gps" que te vaya amenizando el día como si de guía turístico del viajero se tratara para llegar a este emblemático lugar de la Tierra de Campos Palentina. Simplemente, hay que tomar la carretera nacional 611, dirección a Santander, dejando a un lado la autovía de la Meseta, y dirigirse por una serie continuada de curiosas rotondas que te llevan directamente a Fuentes de Valdepero, siguiendo en dirección a la población de Monzón de Campos. Allí, a escasos tres kilómetros, tomaremos la provincial 984, que nos dirige directamente a Ribas de Campos.

Iglesia de Santa Cruz de la Zarza
Pero ¡ojo!, a escasos tres kilómetros, como aparecida de la nada, salta la primera sorpresa. A tu izquierda, dentro de una finca particular dedicada al negocio de la vaquería, observas, ¡atónito!, una espectacular Iglesia que en la lejanía ya parece ser de estilo tardo-románico con detalles de transición al gótico más palentino tristemente abandonada, además, nada más bajarte del coche, percibirás un olor característico de dichos animales, que no dejan lugar a dudas del lugar en el que te encuentras, ni de la actividad mercantil a la que se dedican los moradores y dueños de dicha finca.

El asombro fue tal... que por un momento me olvidé de las esclusas que motivaron el viaje. Al instante, no puedo más que dirigirme hacía la hermosa Iglesia... y fotografiarla... lo que se puede. El estado en que se encuentra es lamentable, pero tanto como eso lo es también el que no encuentro a nadie que me de alguna referencia sobre la soberbia Iglesia en cuestión. Mi primera intención, mientras observo e imagino tiempos mejores en este sitio, antes de que sucumbiera al paso del tiempo esta anónima, para mí, belleza de tierra de la campos palentina, es buscar en mi móvil, tecleando en el buscador de Internet: "Finca Santa Cruz de Ribas de Campos" -como así es denominada por un letrero a la entrada de esta-, y al poco, ahí están, lentas, pues parece ser que la tecnología también abandonó el lugar, pero ahí están... las pocas referencias que aparecen en la red sobre este Monasterio abandonado.

Visto... lo visto, no me queda más remedio que seguir mi camino en dirección a Ribas de Campos, pueblo que le tengo ya al alcance de la vista. Las esclusas, lamentablemente, ha pasado a segundo plano. Mi nueva intención es ahora conocer algo más sobre esta joya abandonada en medio de una perdida finca en medio de la nada y desconocida por mí hasta este preciso momento. Ya en el pueblo, algunos de sus amables vecinos me tienden su mano y diligentes a mi pregunta sobre la Iglesia de la finca de Santa Cruz, no dudan en responder:

- Andan en líos... entre los curas y la vaquería- comenta uno de los gentiles vecinos.

Pero ¿cómo puede ser esto? Cuénteme algo más sobre la Iglesia- pregunto inquieto y ávido de respuestas a mis ya nuevos y amables amigos.

- La Iglesia tiene su buena historia. Es de finales del Siglo XII. La ordenó construir el rey Alfonso VIII... -continúa uno de mis interlocutores sin dudar ni un momento. El rey, parece ser, que trajo unos monjes... de una orden de Valladolid. Vinieron hasta aquí porque al rey le gustó el lugar, seguramente, como a nosotros -sonríen pícaramente-, sobre el año 1.170 o un poco más tarde... eso dicen los expertos. En realidad, era un Monasterio con una Iglesia adosada, se llama  "Santa Cruz de la Zarza". Pero no se vaya usted a creer, en 1931, fue declarado Monumento Histórico-Artístico de interés nacional, es también un BIC de esos, pero de poco sirvió... los líos la llevaron a este estado. ¿Ha entrado por dentro? Me dice uno de los lugareños.

- No, no he podido, está cerrada a cal y canto.

- El interior es impresionante, antes se podía entrar, con cuidado, claro, por si se cae algo... encima de alguien... digo yo -vuelven a sonreír-, pero ahora la han debido de cerrar entera.

Me despido de mis amables contertulios. Se lo agradezco profundamente. Aun así, me dirijo a la esclusa de Calahorra de Ribas, en definitiva, era el motivo de mi viaje, la entrada en este blog dedicada a esta ingente obra de ingeniería del canal y sus correspondientes fotografías lo dejo para otro día.

Prometo que volveré a visitar la Iglesia de Santa Cruz de la Zarza... y, si es posible, por dentro, mi cámara también será testigo de ello. Restáurenla, por Dios... a quién corresponda... que haga todo lo posible.

#Palencia, un gran museo al aire libre... pero esta vez, con un halo de tristeza.



Iglesia de Santa Cruz de la Zarza. Recreación
Iglesia de Santa Cruz de la Zarza
Iglesia de Santa Cruz de la Zarza





Fotografías propias previamente retocadas
Mi blog de fotografía: 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada