Con la tecnología de Blogger.
RSS

Palencia, camino del más bello románico... el origen

Cripta de San Antolín. Origen del románico palentino
La historia ha querido que el nombre de "Antolín de Pamiers", en la persona de San Antolín -mártir de origen visigodo que, 1300 años antes, "más menos", ofreciera su trágica muerte a la veneración de la más bella catedral, inequívocamente adjetivada como la "desconocida" de ambas Castillas y, por extensión, de esta España nuestra, tan cargada de inconmensurable legado histórico-, esté eternamente ligado al románico palentino, incluso antes de que este primoroso estilo artístico iniciara sus primeras andaduras por estas tierras castellanas allá por los años medios de la onceava centuria. Asimismo, la historia ha querido, también, que este relevante hecho, confluyera en una explosión de esplendor único, que encomendó al recién estrenado estilo artístico construir una prodigiosa senda histórica sobre caminos de polvo y trigo, trazando un virtuoso recorrido de más de 200 años a lo largo y ancho de la provincia de Palencia... Para después... el arte, "en tan lugar privilegiado"... se encontrara con lugares mágicos llenos de rincones encantados, a la par vertebrando culturalmente a la provincia. Sí, la de los ríos Pisuerga y Carrión... y a su paso, desde el más llano extremo del sur, y con destino final irremediablemente hacia el más bello paisaje del norte, encuentra una comarca sembrada de infinitos valles y escarpadas montañas rocosas, salpicada de edificaciones encumbradas armoniosamente y enclavadas en increíbles lares de nuestra idílica Montaña Palentina. Comarca infinita... donde brilla con luz propia un patrimonio, ya de todos, que hace digno honor a su merecido reconocimiento.

Imagen de San Antolín. Al fondo restos visigodos de la Catedral, previos a su fábrica románica
Adentrarse en la la cripta de San Antolin es un emocionante recorrido por el tiempo, que abarca prácticamente toda la numeración del calendario gregoriano y parte del juliano... también. No es un difícil ejercicio para la imaginación auto dibujar en nuestra memoria este largo camino de historia viva, cargado de innumerables vicisitudes, leyendas y anécdotas. Vestigios romanos inician una prodigiosa andadura por esta línea del tiempo imaginaria -donde, aún, algunos restos romanos conserva este inmenso templo- un apasionante recorrido por el espacio tiempo, que en el caso de nuestra región, está perfectamente renombrada y con definición propia en el acertado topónimo: "las edades del hombre". Estos dubitativos inicios, pronto fueron superados -en honor a la verdad, algunos siglos después-, por renovadas pinceladas heredadas de época visigoda, labradas magistralmente sobre aquellas primeras piedras, ahora sepultadas bajo tierra sagrada. Dichas huellas, conservadas en lo más profundo de nuestra Catedral, son posteriormente cinceladas por canteros locales de muñeca maestra y pulso firme, acuñando sobre el recuperado canto nuevas formas artísticas más de acorde a la época de su labrado; dejando paso, así, y sin lugar a ninguna duda, al hoy laureado y reconocido comienzo del más genuino románico palentino... el origen. ¡Ay! El románico... estilo que, redundando en la expresión, es aun más bello visto desde esta nueva perspectiva... expresión artística que, en este caso, recorrió lentamente su destino por estas tierras de nuestra España -tal vez, pues yo no lo voy a poner en duda-, importado inicialmente de tierras aragonesas. Y como generosos palentinos que somos, fue exportado, después, a las también hermosas y enigmáticas, de entonces y de ahora, vecinas tierras asturianas.

La Cripta
Este transcurrir por los tiempos... culmina, quizás ya para siempre, en una magnánima construcción eclesiástica, hoy enclavada en el mismísimo corazón de la capital. Esbelta e imponente, perfila su figura sobre los cielos, de esta, con líneas verticales trazadas con brocha de oro, propias del más puro estilo gótico. Santa Iglesia Provincial que, a su vez, esconde bajo sus entrañas huellas de todos y cada uno de los estilos artísticos, que dicha linea del tiempo se ha encargado de impregnar en cada uno de sus bellos rincones. Ahora ya, para mí, es simple y llanamente: "La Catedral", pues, cuando este humilde narrador utiliza este "único vocablo" para referirse a ella, espero que mi interlocutor reconozca a la primera... a cuál de las incontables maravillas de España, homónimas a ella me refiero... Y, para finalizar, propongo como ejercicio cultural de alcance a los chicos de antena 3 para que no vuelvan a deslizarse más en sus juegos tipo trivial -aunque reconozco que ya han pagado suficiente penitencia por su error, sobre todo en estas redes-, y no confundan tan digno sobrenombre de: "La Bella Desconocida", con el de la también encantadora y hermosa catedral que ostenta nuestra vecina y querida provincia de Zamora: la Perla del Duero.
Y dicho esto, es algo por lo que no vamos a reñir, ¿verdad qué no, amigos zamoranos?

Palencia, un gran museo al aire libre.

Plaza de la Inmaculada
Interior de la Catedral donde se ubicaba la Catedral románica
Trasera absidal Catedral de Palencia

Fotografías propias previamente retocadas
Mi blog de fotografía: 

1 comentarios:

LEANDRO TEULATS PLADEVALL dijo...

SUBLIME

Publicar un comentario